No, se trata de dos definiciones totalmente diferentes, todas las personas tenemos una serie de características que definen nuestra forma de ser,  marcan nuestra propia identidad, marcan lo que somos, estas características serían nuestro autoconcepto.

En cambio si hablamos de autoestima estamos haciendo una valoración de cuanto nos gustamos, de cuanto nos queremos tal y como somos, si estamos satisfechos con nuestra forma de sentir, de hacer y de relacionarnos con el mundo. Cuando la persona se considera a si mí misma de forma positiva, valora y está satisfecho con lo que hace es cuando se dice que tiene una autoestima alta; por el contrario cuando la persona no se valora, emite juicios muy críticos para con ella misma, es cuando tiene una autoestima baja.

Un niño no nace con una mochila a sus espaldas llena de autoestima, al contrario, un niño tiene que aprender a verse a sí mismo, a estar conforme con lo que es, lo que siente, lo que piensa, después llenará su mochila con estas características y añadirá sus experiencias de vida, sus momentos y circunstancias a veces buenas y a veces malas, pondrá todo lo que aprenda y también sus conductas, sus formas de actuar y de afrontar cada situación.

Para conseguir llegar a quererse tenemos que dar confianza, seguridad, sentimiento y amor. Imaginemos que un niño realiza un dibujo, ha pintado un elefante  con alas y además de color rojo, se lo enseña a un adulto (no señalo concretamente a nadie) y éste critica su trabajo: -¡Qué tonto, no existen elefantes con alas y mucho menos de color rojo!.  Esta situación le hará pensar algo sobre él mismo: -Me ha llamado tonto, será porque no lo he hecho bien, no se dibujar.  Este pensamiento es claramente pesimista, además evalúa a la persona de forma negativa (autoestima baja). Pero también puede pensar: -Yo lo he visto así, a mí me gusta mi elefante. Esta forma de pensar no te hace sentir tan mal y tu autoestima se mantiene alta, o cuanto menos no disminuye.

 

Como hemos dicho antes la autoestima se va creando desde que somos pequeños y si entendemos el ejemplo anterior todas las críticas o valoraciones van a influirnos. Pero también nos va a influir las valoraciones que hagamos de nosotros mismos a nuestras limitaciones, uno puede darse cuenta de que no es hábil realizando un deporte pero lo sabe e intenta superarse cada día, en cambio otra persona puede no ser consciente de su limitación y al no conseguir lo que quiere se hunde y deja de practicarlo.

También es muy importante tener cuidado con los comentarios despectivos y jocosos para con nuestros niños, los sentimientos y emociones están muy relacionados con nuestra forma de valorarnos.

El niño crece poco a poco, su personalidad también. Un niños crece físicamente, su cuerpo va adquiriendo destrezas de forma progresiva (sostener la cabeza, sentarse, gatear, caminar, saltar, correr, salta a la pata coja, etc. y nuestras manos poco a poco se hacen más seguras, más finas en sus movimientos y agarre) y a nivel cognitivo también vamos aumentando nuestras capacidades  (hablamos, pensamos, recordamos cosas, expresamos nuestras necesidades, etc.), además todo esto lo unimos con las relaciones que establecemos con nuestro entorno, nuestra familia, nuestra ciudad, nuestro ambiente, la escuela infantil, el colegio, las relaciones con nuestros iguales, etc. Con todos estos aspectos se va a moldear la personalidad de cada uno.

Algunos ejercicios para mejorar o ayudar a tener un buen  auto-concepto:

• Juega a observar fotografías en una revista: buscar los ojos, la nariz, etc., es importante que los niños se descubran en los otros.

• Mirarse en un espejo y descubrir partes del cuerpo.

• Canciones que tengan movimiento en el que se trabaje el cuerpo. Tocamos la cabeza, palmas con las manos, golpes con los pies, etc.

• Jugar al escondite.

• Juegos en los que es importante nombrar a los demás.

• Juegos en los que tenemos que mantener el equilibrio.

• Juegos en círculo. Algunos ejercicios para elabora o aumentar la autoestima en los niños:

• Contarle cuentos en los que el protagonista se supera.

• Hablar de forma adecuada, clara, segura.

• Poner nombre a los sentimientos, hablar desde la emoción cuando pierden un juguete, cuando se enfadan con un amigo, nunca decir “problemas, si tú no tienes problemas”. Ponte en su lugar y entiéndelo.

• Juegos de reglas, para que aprendan la importancia de respetar turnos, orden, cumplir normas, etc.

• Mirarse al espejo y decir ¿qué ves?, ¿qué te gusta?

Cuando un niño tiene una buena autoestima confía en sus posibilidades, tendrá confianza. Esta situación marcará sus ganar de realizar cosas, tendrá ganas de aprender y esto implica un aumento de la motivación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR