Somos comunicación, necesitamos relacionarnos y mantener contacto unos con otros. Como decía Paul Watzlawick, “es imposible no comunicar”. Hasta el silencio comunica. Una pareja de enamorados está diciéndose cosas tan solo con la mirada, un padre o una madre saben cómo llega su hijo de clase sólo por su expresión, etc.

Otras veces acompañamos nuestro lenguaje verbal de un tono especial, lo que hace cambiar aquello que estamos diciendo, decir, ¡qué tonto eres!, puede tener distinto significado si se dice cariñosamente o de forma enfadada. Por lo tanto la comunicación puede ser verbal y no verbal, distinguiendo de esta forma entre lo que se dice, la forma en que se dice y también en cómo se interpreta.

Por ejemplo en el mundo de los negocios será muy importante comunicar, lo vemos continuamente en los anuncios televisivos. Sin descuidar la calidad del producto se apuesta por la imagen y la publicidad Una buena comunicación no es simplemente ser eficiente con el idioma, además se necesita saber manejar las relaciones interpersonales, tener unas buenas habilidades sociales, ser empático y asertivo.

El buen comunicador también sabe escuchar, sabe controlar el diálogo y recibir una crítica.

Todas las habilidades de comunicación se pueden aprender, algunas personas lo han conseguido sin esfuerzo, es como si formara parte de su forma de ser, otros en cambio, necesitan ayuda.

 

Lo más importante para aquellos que no crean ser del todo eficaces en su forma de comunicar es que se puede conseguir mejorar. Las habilidades sociales pueden aprenderse. Para la comunicación también es importante realizar una buena “escucha activa”.

Se trata de escuchar tratando de entender el mensaje que nos está transmitiendo nuestro interlocutor, no interpretamos, no mandamos nuestra contestación, no hacemos evaluación, ni crítica, no damos nuestra opinión, no analizamos, ni aconsejamos, tan solo repetimos lo que nos han dicho, de esa forma el otro se siente escuchado.

Actitudes básicas:

• Debes desear escuchar lo que el otro te quiere decir.

• Debes desear ser de ayuda para él.

• Debes aceptar sus sentimientos, saber que son transitorios y no tiene porqué ser iguales a los tuyos.

• Debes ver al otro de forma distinta a como eres tú mismo.

Obsérvate a ti mismo y analiza de qué forma comunicas, es importante saber hacerlo bien.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR